Publicado el 1 comentario

Sin paz, ¿dónde hay felicidad?

 ¿La vida era realmente esto? Me pregunté mientras mantenía a Lume llorando entre mis brazos. Podía ser esta su decimotercera perreta del día…o la treinta que más daba.

Hacía semanas que la angustia se había adueñado de mi pecho y no conseguía dormir del tirón desde hacía meses.

Mientras nos llegaban las noticias de que por fin iban a ir desapareciendo las mascarillas de nuestras vidas, el 24 de febrero el mundo enteró amaneció con la noticia de que Putin había decidido invadir Ucrania. Exterminarla de los nazis. ¡¡Luchemos por la libertad!! 

¿Se puede aprender a amar por la libertad? ¿Abrazar por ella?

¡Qué ilusa yo!…Deseando La Paz….

Gandhi dijo: Desear no tiene fin.

“Somos el reflejo del mundo. Todas las tendencias actuales en el mundo exterior se encuentran en el mundo de nuestro cuerpo. Si pudiésemos cambiar nosotros mismos las tendencias en el mundo también cambiarían. Como un hombre cambia su propia naturaleza, también lo hace la actitud del cambio mundial hacia él. Este es el misterio supremo y divino. Es una cosa maravillosa y la fuente de nuestra felicidad. No necesitamos esperar para ver lo que los otros hacen”.

Esas mismas personas que ayer sostenían en sus manos el pan y el periódico, hoy llevan armas.

¿Así de rápido nos volvemos asesinos? ¿Así de rápido nos volvemos locos?

Aun invadimos países como si no pudiésemos deshacernos interiormente de los personajes de la prehistoria o del medievo.

Vikingos somos… cavernícolas nos creemos.

¿Necesitamos cada siglo de nuestra historia imprimir una guerra mundial en nuestros ojos? La violencia solo genera más violencia. El dialogo más dialogo, la amabilidad más amabilidad…

“ASANTASYA KUTAH SUKHAM”

Sin paz, ¿dónde hay felicidad?

Cada día en realidad, nos enfrentamos a batallas internas. Las externas son solo un reflejo del dolor y la ira que guardamos en nuestro interior.

El Yoga nos habla que a través del conocimiento (Jñana), y de la acción (Karma), uno puede cultivar el camino del amor (Bhakti).

El Yoga nos ayuda a mantener La Paz mental y a hacer lo correcto en el momento adecuado. Eso es Dharma “aquello que apoya”.

Y en la práctica como en la vida, es como si tuviéramos que padecer la tormenta para ver y valorar el sol.

1 comentario en “Sin paz, ¿dónde hay felicidad?

  1. Que bien que sigas escribiendo bruja. Que bien en este canal 😉 Os abrazo, con Amor y Paz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *